Empresas 14.12.2017 > Argentina

Galarza (ASAP): “Las importaciones de máquinas en Argentina vienen muy bien en el segundo semestre de 2017”

Su gran experiencia y conocimiento del gaming en la región hacen que Cristian Galarza, director de ASAP, pueda trazar un esquema preciso de lo que sucede con el juego en Latinoamérica, con eje en la situación del mercado argentino en los últimos tres años.

¿Cuál es su visión sobre lo vivido en SAGSE Buenos Aires, en comparación con shows anteriores?
Vimos un ‘rebote’ de la feria. Como consecuencia de las restricciones a las importaciones y cómo estaba la situación, en los últimos años, el mercado local fue cayendo. En 2011, la feria había alcanzado un gran momento. Luego, comenzó a achicarse en términos de espacio. Este 2017, SAGSE tuvo casi el mismo espacio que el año pasado, pero más expositores, más máquinas, más gente. Para dar una cifra clara: en 2016, trajimos cuatro camiones con máquinas; en 2017, doce camiones. 

En lo referente a su empresa, ¿qué apreciación hace de su trabajo en esta temporada?
Hace mucho tiempo que estamos presentes en Latinoamérica. En SAGSE, somos agentes oficiales desde 1998. Tenemos un trato diario y cordial con los clientes. Eso, lógicamente, estimuló nuestros negocios. Somos una compañía que genera confianza en los clientes.

Si nos enfocamos en el tema del ingreso de máquinas a la Argentina, ¿cuáles han sido las características de este proceso en los tres últimos años?
Sin dudas, 2016 fue mucho mejor que 2015 en cuanto a cantidad de máquinas ingresadas al país. De todas maneras, no fueron números históricos ni mucho menos. Hay que aclarar que, con el nuevo Gobierno, a fines de 2015, la importación de máquinas de juego se dividió en dos subsectores: los juegos electrónicos (slots, ruletas EM) tienen un ingreso automático y el juego en vivo (mesas, paños, fichas) tiene ingreso no automático. Además, el año pasado, estuvo el problema del impuesto: las empresas podían importar, pero no querían porque dudaban de las condiciones del mercado. Eso afectó a SAGSE en 2016. Este año se vio algo completamente distinto. En cuanto a las importaciones de máquinas, este año empezó lento, pero el segundo semestre viene muy bien.

Ese buen momento podría llegar a extenderse al año que viene, considerando que, a fines de 2017, habrá renovación de licencias y de máquinas en la provincia de Buenos Aires.
Lógicamente, esa renovación nos va a venir bien. Nosotros seguimos atentamente las estadísticas de importaciones, no sólo de nuestros clientes, sino de todo el mercado. Allí se observa que, por las restricciones, en los últimos años, hubo un importante aumento en la importación de máquinas usadas, principalmente reacondicionadas. Tras el triunfo del oficialismo en las elecciones de octubre, estimamos dos años más estables y con posible aumento de las inversiones.

¿Cómo evalúa los otros mercados regionales en los que ASAP tiene participación?
Panamá está mal. Además del impuesto al juego, tiene varios problemas políticos que repercuten en lo económico. El ex presidente Ricardo Martinelli está preso en Miami y el actual presidente Juan Carlos Varela se encuentra en el ojo de la tormenta por el tema de Odebrecht. A eso se suma la realidad de que, para la industria del gaming, es un mercado saturado. Hay demasiados casinos y superpoblación de máquinas. Esto lo comprobé hace pocas semanas, cuando estuve allí. Colombia está bien; es un territorio maduro, estable. Perú es el mercado más sólido de la región. Lo dicen todos. El balance a nivel regional es positivo para nuestro trabajo y para los negocios de nuestros clientes.

© Games Magazine 2017