iGaming 12.05.2017 > Latinoamérica

Bitcoin: Impulsa el online en LatAm

La divisa digital está revolucionando el universo de las transacciones virtuales. Con varias ventajas y beneficios, este sistema progresa en Asia y Europa, y tiene cada vez mayor presencia en América Latina.

Tras ocho años desde su creación, puede afirmarse que el Bitcoin (BTC) ha cambiado los esquemas en la industria del juego. Al ofrecer una solución que facilita los pagos transfronterizos en tiempo real, los operadores pueden expandirse hacia nuevas regiones e incorporar más clientes en mercados emergentes. El BTC está demostrando ser una herramienta de pago online de gran utilidad en países con inflación variable (como algunos de Latinoamérica), con altos costos de transacción y falta de acceso a la banca. Si bien esta criptodivisa tiene gran fuerza en mercados como China y Japón, así como en otras naciones del sudeste asiático, también está ganando importancia en América Latina (Argentina, Brasil, México, Chile, Venezuela y Colombia como territorios principales) y en África. Algunos estudios reflejan que, en su mayoría, los usuarios de Bitcoins son hombres ávidos por las últimas tecnologías con niveles de ingresos superiores a la media. Se trata de nativos digitales jóvenes, urbanos, profesionales e intelectuales, propios de la Generación Z (los llamados ‘Post-Millennials’). Para tener una idea más definida sobre el progreso de los BTC, habrá que indagar en sus números, su difusión en Latinoamérica y su incidencia en el mundo del iGaming.

Sistema práctico y seguro
El Bitcoin es la moneda símbolo de Internet: un dinero digital distribuido en todo el mundo, descentralizado, que se emite y gestiona sin ninguna autoridad central (gobierno, empresas, bancos) y, por lo tanto, resistente a la inflación y a la corrupción. Así, su valor no está ligado a la salud de ninguna economía individual. Como sistema de pago global, el Bitcoin permite el almacenamiento seguro y la transmisión de dinero sin una cuenta bancaria o tarjeta de crédito. Además, da lugar a vínculos comerciales entre individuos, de manera inmediata y anónima, y con bajo costo de información. La seguridad en toda operación de BTC está brindada por una innovadora cadena de bloques (Blockchain) y la naturaleza del sistema monetario que se creó con ella, clave para el crecimiento exponencial de esta modalidad de pago. Por un lado, el BTC tiene una demanda cada vez más popular y creciente en todo el mundo. Por el otro, presenta una oferta (emisión) finita y programada en el tiempo por su creador, escondido bajo el seudónimo japonés de ‘Satoshi Sakamoto’. La Blockchain da lugar al contacto entre usuarios sin necesidad de un intermediario (por ejemplo, un corredor de apuestas). Esta avanzada tecnología funciona a partir de una base de datos común alojada en miles de servidores alrededor del planeta, que contiene el historial de pagos de todos y cada uno de los BTCs en circulación y que provee constancia de propiedad en todo momento. Es allí donde radica la verdadera maquinaria de confianza que hace de esta moneda virtual una apuesta atractiva para emprendedores y compañías del sector del juego. En cuanto a los números de los BTCs, puede indicarse que, desde 2009, la cantidad de transacciones diarias ha crecido de 100 a más de 250.000. Se estima que los BTCs engloban un flujo estimado en US$1.500 millones. En todo el mundo, habría unos tres millones de tenedores de Bitcoins, de los cuales entre el 8% y el 10% se encuentra en América Latina. Sin dudas, el dato más impactante tiene que ver con el valor de esta criptomoneda. A principios de 2011, poseer un BTC significaba tener poco menos de un dólar. Tras la explosión que vivió esta divisa en 2016 y comienzos de 2017, para mayo de este año, el valor de un BTC es de US$1.447. Se calcula que hay emitidos unos 16.200 millones de BTCs en el mundo (casi el 75% de lo que permite el protocolo del programa que inventó Sakamoto), mientras que el mercado de capitalización de la moneda supera los US$23.500 millones. Bobby Lee, cofundador y CEO de BTC China, espera que el precio de la moneda digital alcance entre US$5.000 y US$11.000 en 2020.

Extendido por el mundo
Precisamente, China es hoy el territorio donde el BTC resulta más popular. Incluso, más del 90% del volumen de negocios operados con esta moneda corresponde a ese país. También tiene importante peso en Japón, Alemania, Holanda y Estados Unidos. En ese marco, China se convirtió en la primera nación del mundo en crear su propia moneda digital, equiparable al yuan. En abril pasado, Japón proclamó una ley que reconoce al BTC como moneda autorizada para transacciones virtuales (comprende al sector del gaming). Por su lado, los reguladores del Reino Unido y de la Isla de Man destacaron que todas las criptomonedas son equivalentes a dinero en efectivo. Así, cualquier casino en línea regulado puede aceptar depósitos, conceder retiros o mantener la cuenta de juego equilibrada mediante los BTCs. Mientras que en Malta, el primer ministro Joseph Muscat sostuvo: “Europa debe convertirse en el continente Bitcoin por excelencia”. Con respecto a Latinoamérica, si bien es cierto que la región está un paso atrás en comparación con países de Asia y Europa, el uso del BTC ha crecido exponencialmente en 2015 y 2016.  Frente a la devaluación de las divisas en el continente, muchos empresarios eligieron volcarse al BTC. En 2015, el mercado de intercambio de BTCs en Brasil creció un 322%, y en México, un 600%. Siguiendo con esa tendencia, en 2016, se pudo observar un incremento significativo de casas de cambio Bitcoin en países como Argentina, Colombia, Venezuela y México, lo que representó un gran avance para que los usuarios pudieran familiarizarse con la moneda. A nivel de usuarios, se contabiliza que hay 7.000 miembros de la comunidad BTC en México, y unos 13.300 en Argentina. El propio país azteca está procurando dar un paso más: recientemente, se dio a conocer que Banco de México (Banxico) está realizado operaciones de baja escala con Bitcoins para conocer mejor esa tecnología. El objetivo de estas operaciones es delinear, en el mediano plazo, una eventual regulación de las monedas virtuales.

Estímulo para el iGaming
En América Latina, el Bitcoin representa un avance tecnológico en la eficiencia de las remesas transfronterizas, al ser un proceso más rápido y más barato. También es una alternativa a las monedas nacionales de esas economías inflacionarias y un mecanismo para catalizar la inclusión financiera de los no bancarizados. Gracias al Bitcoin, más personas pueden apostar en varios juegos de forma práctica, ya sean casinos, apuestas deportivas, poker u otros. Los jugadores también pueden disfrutar de los beneficios de integrar el Bitcoin a la hora del entretenimiento. Argentina, Brasil y México han experimentado un crecimiento constante en el comercio de Bitcoin. En Chile, Colombia y Venezuela, el aumento del volumen comercial ha sido aún más marcado. La razón más atractiva por la que el Bitcoin comenzará a atraer a un mayor número de empresas de juego es la facilidad con la que ambas partes -operadores y jugadores- pueden utilizarlo. Con un alcance de mercado superior y pocos costos de configuración para las compañías del sector, el BTC resulta sumamente valioso en el mundo de los juegos en línea. Actualmente, muchas de las más famosas casas de apuestas han integrado el Bitcoin a sus procesos de pago. Está comprobado que cada vez más apostadores prefieren hacer depósitos y recibir sus ganancias y bonificaciones en Bitcoins. “Los Bitcoins serán la moneda standard para todo tipo de pagos digitales en un par de años. Es la decantación lógica de la creciente digitalización del dinero y las transacciones monetarias, un proceso que comenzó décadas atrás y que tiene muchos puntos en común con los orígenes de Internet”, presagió Sebastián Serrano, cofundador de Ripio, firma que ofrece billetera electrónica de Bitcoins y ya captó 60.000 usuarios de Argentina y Brasil. Entre otros pronósticos, el estudio ‘El futuro de las criptodivisas: impacto y oportunidades de Bitcoins y Altcoins en 2015-2019’ de Juniper Research reveló que el número de usuarios activos de BTCs en todo mundo alcanzará los 4,7 millones a finales de 2019. A la vez, el analista Benedict Evans, en su ponencia ‘Los móviles se comen al mundo’, señaló que también para 2019, más de la mitad de la población mundial tendrá acceso a Bitcoins a través de teléfonos inteligentes conectados a Internet. Por supuesto, será esencial que los operadores y casas de apuestas del gaming comprendan absolutamente las características y ventajas del BTC para explicarlas con claridad a los usuarios. Asimismo, la futura implementación de esta criptodivisa en los sistemas monetarios latinoamericanos dependerá en buena parte del interés que muestren sus Gobiernos. Lo cierto es que, hoy, el BTC se ha vuelto accesible incluso a jugadores de países y jurisdicciones donde los juegos de azar en línea están legalmente prohibidos o fuertemente restringidos. Todo lo que se necesita para comenzar a disfrutar de juegos de casino en línea con Bitcoins es contar con un monedero BTC y un correo electrónico válido. Así, siendo descentralizado, anónimo y rentable, el Bitcoin se ha convertido en una herramienta perfecta y en la solución de pago universal para revolucionar el presente y el futuro del iGaming global.

© Games Magazine 2017