iGaming 13.11.2017 > México

México: El 90% de las ganancias del online queda en la ilegalidad

De acuerdo con la Asociación de Permisionarios y Proveedores de Juegos y Sorteos (APJSAC), en 2016, hubo US$1.800 millones que fueron a manos de sitios web clandestinos por la ausencia de una regulación y un control precisos.

El negocio de apuestas online en México es lucrativo. En 2016, facturó US$2.000 millones, pero el 90% correspondió a ingresos de los sitios ilegales, según estimaciones de Alfonso Pérez Lizaur, presidente de la APJSAC. “La industria del juego en México se está sosteniendo con dificultades, porque el juego en línea está tomando parte del mercado del juego físico. Hoy, los jugadores prefieren apostar en línea que en casinos presenciales y así evitan pagar impuestos”, indicó Pérez Lizaur.

En la parte del juego legal, actualmente los sitios de apuestas online representan el 10% de todos los ingresos del mercado de juegos y sorteos, mientras que el 90% restante lo tienen los casinos presenciales. Aunque la participación de los sitios web legales de apuestas aún es baja, para los permisionarios es un hecho que ‘la casa pierde’, cuando la mayoría de estos ingresos se va a un negocio ilegal, que no paga impuestos. Es un dinero que se fuga del país.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), los juegos de azar crecieron en promedio 6% en sus ingresos de enero a agosto de 2017, mientras que las casas de juego electrónico tuvieron un repunte del 21% en ese mismo período, lo que confirma el cambio de tendencia hacia las apuestas online. En México, la oferta de los casinos en línea está compuesta principalmente por las apuestas deportivas y de caballos, que concentran una participación de 60%, mientras que juegos tradicionales como blackjack, poker y slots detentan el 40% restante. Los operadores formales indican que la falta de control en los portales de apuestas ilegales, así como la apertura de espacios que publicitan estas páginas, se han convertido en los principales enemigos de los permisionarios.

Actualmente, Caliente y Codere han visto la oportunidad de extender su negocio de casinos físicos a una oferta en Internet para captar a clientes con diferentes perfiles, con una mayor facilidad para acceder a la red y con el control de una tarjeta de crédito que les permita ser jugadores registrados. En ambos casos, el jugador se registra en su sitio web y puede hacer apuestas deportivas online.

La industria del juego refiere que el perfil del cliente online es distinto a los casinos, pues mientras los apostadores en línea suelen ser adultos jóvenes, los sitios de apuestas en casinos corresponden a un mercado maduro donde acuden más mujeres, por lo regular, de mayor edad.

Mauricio González Gómez, presidente ejecutivo de Grupo de Economistas y Asociados, indicó que, debido a la ilegalidad en las apuestas online, las empresas del sector ven restringidas sus posibilidades de expansión. “El tamaño de población del país y el ingreso de ciertos segmentos permiten que en México haya capacidad para tener un juego legal y limpio en el país. Entonces, previsiblemente, en un plazo de algunos años, la industria debería tener un mayor tamaño, comparado con países que tienen ingresos y condiciones similares”, añadió.

En esta industria, México ocupa, en volumen, el tercer lugar en América Latina, después de Argentina y Chile. Actualmente, en todo el país funcionan 321 salas de juegos, siendo Grupo Codere y Grupo Caliente los principales operadores de casinos.

© Games Magazine 2017