Games Magazine
03.07.2018 | Latinoamérica | Regulaciones

Hobby ejecutivo: El baile de potenciar la vida

En 2008, mientras cursaba su carrera para Analista de Sistemas, Juan Daruich fue invitado por una compañera a clases de danzas caribeñas. Ése fue apenas el primer paso del presidente de Quinel para LatAm dentro del arte que involucra cuerpo y alma a través de los movimientos y la música. Fue a la clase introductoria incluso para profundizar en otros estilos de baile, como también para explorar mucho de su personalidad y hasta conectar con amigos y familia.

“Después de algunos años de bailar salsa y bachata, estuve en competencias y presentaciones. Actualmente, estoy cursando la carrera de Licenciatura en Folklore mención Tango, en la Universidad Nacional de Arte. Empecé el año pasado”, señala sobre un hobby que "me dio una gran capacidad en cuanto a la creatividad, la comunicación y la forma en lo que me relaciono con las personas”.
 
Esta capacidad también se extiende al ámbito personal, ya que es parte del día a día con los suyos. “Lo comparto con amigos de toda la vida, pero también logré que empiece mi madre, quien está jubilada, para que, a sus 63 años, se divierta. La invité un día a bailar y ahora hasta está tomando clases de folklore y yendo a peñas cuando puede”, relata sobre una satisfacción personal que le llena el espíritu.

En su vida, el baile se siente “excelente, sobre todo en mi parte comercial”, asegura. “Es una parte relajada de mi personalidad que logra siempre sorprender y poder tener un gran tema de conversación con mis colegas o clientes”, detalla. Para Daruich: “El hobby, sobre todo, mejora la calidad de vida y produce, en mi experiencia, una gran cantidad de cambios de los que, a veces, ni nos damos cuenta. Potencian nuestra creatividad, nuestra capacidad de diálogo, mejoran la calidad en las relaciones interpersonales, la libertad para la exposición, la curiosidad por lo nuevo, entre otras cosas”. Este hobby ya lleva diez años y, según el ejecutivo, vendrán muchos más por delante.

El camino empresarial
Juan Daruich se inició en la industria con Electrochance, una empresa del juego presencial, donde se desarrolló como técnico, consultor e implementador. Fueron seis años de trabajo en esa compañía, los que le permitieron crecer en diferentes posiciones. Luego, en búsqueda de seguir creciendo con su carrera profesional, se desenvolvió como Gerente de Proyecto en una empresa de infraestructura que no tiene que ver con el mercado del juego, pero que le ayudó con la habilidad de gestionar proyectos y grupos de personas bastante grandes y con diferentes capacidades. Su regreso a la industria fue por recomendación de Ariana Belotti (ex directora de Electrochance), quien le presentó a Isacco Cesi (CEO de Quinel). Su trayectoria de dos años en la compañía mostró un rápido crecimiento, hasta el rol que posee actualmente: presidente a cargo de América Latina.

© Games Magazine 2018

www.newslinereport.com