Games Magazine
05.06.2015 | Latinoamérica | Salas

Alba: “Nuestro objetivo es ser referentes allí donde operemos”

¿Cuál es la cantidad y características de las salas del grupo en Latinoamérica?
La expansión internacional de Egasa está centrada principalmente en Latinoamérica, su mercado de extensión natural, y específicamente, en regiones con un desarrollo sostenido de su economía y de su clase media, que muestren un marco regulatorio que garantice la correcta implantación de empresas y el desarrollo del sector. Algunos de estos mercados son plazas de juego muy consolidadas y maduras (como es el caso de Perú o Panamá). Entendemos que únicamente proyectos de gran tamaño, con ubicaciones extraordinarias y operados desde la excelencia, garantizan la viabilidad económica de un proyecto a largo plazo. Nuestro objetivo es ser el referente en la plaza en la que operemos. Ejemplos de ello son la implantación de la marca Luckia en MegaPlaza Lima, con un casino de más de 2000 m2, con 280 máquinas tragamonedas y 14 mesas de juego en la zona de mayor crecimiento económico de Lima. También pueden mencionarse la reciente apertura de Luckia Bogotá, una instalación exclusiva con más de 3000 m2 en plena zona rosa de la capital colombiana, así como el próximo desarrollo de Luckia Panamá en el corazón económico y comercial de la capital del país. Con los citados ejemplos, ya contamos con 14 operaciones consolidadas en seis países, que, en el año 2014, generaron una cifra agregada de más de €50 millones en ingresos, con aproximadamente 1300 colaboradores. Esperamos disponer de cerca de 20 unidades de negocio operando en los próximos años, incluyendo los proyectos de Panamá y Arica en Chile.

¿Cómo han progresado las operaciones comerciales del grupo en la región?
Estamos orgullosos de los resultados conseguidos. En el año 2010, el grupo gestionaba dos casinos en Croacia y su primera operación en Latinoamérica fue con el Casino Hotel Antay de Copiapó, fruto de haberse adjudicado uno de los permisos del proceso de licitación pública del año 2007 en Chile. Actualmente, contamos con seis operaciones en Croacia, dos casinos en Colombia, dos en Lima, la reciente incorporación de los casinos de San Sebastián, Bilbao, Palma de Mallorca y Ceuta en España y dos proyectos a desarrollar en los próximos tres años en Ciudad de Panamá y Arica (Chile).

¿Qué análisis puede realizar sobre el actual momento del sector del juego en Panamá y el resto de Latinoamérica donde la compañía está instalada?
El momento es único y muy positivo para el sector en América Latina. Se ha tomado conciencia de la necesidad regulatoria de la industria de juegos de azar como parte del motor económico de un país; desde el proceso de formalización llevado a cabo de manera ejemplar en Perú, pasando por la necesaria nueva ley de juego en México, las nuevas disposiciones de control regulatorio en Colombia, el proceso de licitación promovido eficazmente en Chile o las primeras incursiones en materia regulatoria de juego online en la región. Para garantizar el desarrollo ordenado del sector, es necesario que el enorme esfuerzo regulatorio cristalice en dar absoluta seguridad jurídica a las inversiones y evitar el desarrollo ilegal del sector más informal. Regulación, control y estabilidad: éstas son las claves para dar el gran salto que se espera de la región. En cuanto a Panamá, representa a la perfección la madurez propia de una economía de mercado en equilibrio. El organismo regulador aplica el principio de rigidez en la evaluación previa del operador, mantiene una regulación operativa estable y un esquema de fiscalización adecuado. Estos tres principios facilitan que la industria se desarrolle de manera natural, exigiendo que el casino evolucione acorde a las tendencias actuales. El elevado grado de competencia en la capital exigirá instalaciones extraordinarias y excelencia en los estándares de servicio a los nuevos participantes. De algún modo, fortalecerá los principios de operación del negocio y crecerá de la mano con el desarrollo de la industria en el país. En nuestro caso, estamos seguros de que Luckia representará un salto cualitativo en este sentido, evolucionando la operación tradicional a una actividad más social y no sólo ligada al juego.

¿Cuál es la clave de la empresa para poder gestionar con eficiencia distintas áreas de negocios, como operación de casinos, comercialización de máquinas de juego, apuestas deportivas y juego online?
La evolución y el desarrollo recientes de la empresa han sido extraordinarios. Nuestra compañía ha demostrado tener una visión estratégica clara, disponer de una metodología de análisis confiable, sentido común en la toma de decisiones, y un enfoque prioritario en sus personas. Como empresa, tenemos una fe ciega en que los resultados se consiguen a través de las personas, de su esfuerzo y compromiso. Primero, están las personas. Ellas hacen la diferencia, y con ellas construimos su futuro y el de la empresa.

¿Cuál es su mirada sobre las principales tendencias de la industria en esas áreas esenciales de negocios de Egasa?
El factor online (entendido en su más amplia expresión) lo ha modificado todo: ha detonado cambios en cualquier aspecto tradicional de la industria en los últimos años. El consumidor absorbió este conocimiento a una velocidad que provocó mayor desarrollo, alimentando este círculo una y otra vez, y generando una espiral de conocimiento a un ritmo difícil de seguir por los actores tradicionales, ya sean operadores, entidades regulatorias o fabricantes. Desde mi óptica, esta coyuntura representa un punto de inflexión en nuestra industria, y América Latina no ha sido una excepción. Sin nombrar casos particulares, vemos las fusiones de los grandes fabricantes que buscan ganar sinergias operativas y de costos, pero, sobre todo, una mayor velocidad de desarrollo y cambios en la manera de plantear un futuro más digital y menos mecánico. Advertimos esto en los desarrollos tecnológicos de las máquinas tragamonedas o los sistemas de fidelización, cada día más ‘conectados’ emocionalmente con el cliente. También, resaltan esas fusiones de grandes operadores que buscan ganar posición de mercado y marca en plazas muy atomizadas por operadores de menor tamaño sin opciones reales de crecimiento. Asimismo, las entidades reguladoras en todo el mundo han comprendido la necesidad de regular esta nueva realidad, y ya hemos visto ejemplos de ello en Europa y, específicamente, en nuestro mercado de origen, España. Creemos que Egasa está sobre la línea correcta de trabajo y ha leído correctamente y a tiempo este nuevo lenguaje del sector. Una muestra de ello es el desarrollo e implantación de la marca Luckia como símbolo de convergencia entre el desarrollo del negocio tradicional y su expresión más digital en el sector offline en todas sus dimensiones, ya sea en el juego de casino, como en la apuesta deportiva.

© Games Magazine 2015

www.newslinereport.com