Games Magazine
09.03.2017 | Argentina | Loterías

Argentina: Denuncias de corrupción en lotería de Mendoza

La denuncia anónima de un quinielero llegó a oídos del gremio de Juegos y Casinos de Mendoza (Argentina) y destapó una maniobra ilegal que podría significar un fraude cercano a los 10 millones de pesos sólo en el último año. Las autoridades están tratando de determinar si se produjeron, y en qué escala, cobros indebidos de premios de la Quiniela en casos en los que los legítimos ganadores no se presentaron a reclamar su dinero.

El posible fraude es investigado por la Fiscalía de Estado de la provincia de Mendoza, que reconoce que el sistema informático presentaba un agujero de seguridad que permitía a los agencieros gestionar para sí premios que sus clientes no se presentaban a cobrar. Sin embargo, las autoridades dijeron que "habrá que actuar con cautela" porque recién al revisar los últimos años de cobros se sabrá cuántos agentes de Quiniela pudieron valerse de la falla para quedarse con premios ajenos.

“Deben revisarse 5.000 premios diarios y más de 800 mil pesos en boletas ganadoras que estaban por caducar cada mes”, dijo Martín Caín, Secretario General de la Unión Personal de Juego y Casinos de Mendoza. Caín explicó que hicieron la presentación en la Fiscalía de Estado para que se investigara una falla que "podría implicarle al Estado pérdidas millonarias".

El ganador de la Quiniela tiene un plazo de quince días para cobrar su premio antes de que prescriba. Cada boleta posee dos series de números. La primera aparece en el listado de ganadores que emite el sistema, y la segunda sólo figura en la boleta que se entrega al apostador. En el funcionamiento normal del sistema, para gestionar el pago de un premio, el agenciero debe ingresar ambos códigos: el que identifica a la boleta ganadora (que está en la lista de ganadores y en el ticket) y el que sólo está en el ticket del apostador. Sin embargo, hasta octubre del año pasado, el sistema operaba en una modalidad 'abierta', en la que aceptaba como válida cualquier sucesión de números ingresada en lugar del código que sólo estaba en el ticket del cliente.

Según la denuncia, hubo propietarios de agencias que conocían la falla, que esperaban hasta media hora antes del plazo final para el cobro y que, cuando creían que no iba a aparecer el ganador, cobraban el dinero.

La presidenta del Instituto Provincial de Juegos y Casinos de Mendoza, Josefina Canale, reconoció que hubo una “debilidad en el sistema” y explicó que en los primeros controles desde que asumieron el año pasado, mes a mes, advirtieron que algunas agencias empezaban a tener un 1,3% de premios prescriptos. Luego, era de un 0,9%; pasaban al 0,3 % y seguían bajando.

La empresa encargada del sistema informático de apuestas es Ivisa y está contratada por el Instituto de Juegos desde hace quince años. Ahora, esta empresa es cuestionada por el sindicato que hizo la denuncia de posible fraude. Caín, del gremio, destacó el daño que han sufrido los trabajadores: "Los premios prescriptos vuelven a las arcas del Estado. El principal destino son los programas de salud, pero también conforman el adicional de producción que tienen los trabajadores".

© Games Magazine 2017

www.newslinereport.com