Games Magazine
26.12.2017 | Colombia | Slots

Más de 2.200 slots incautadas en Antioquia

En Antioquia (Colombia), se acumula un total de 2.257 máquinas tragamonedas secuestradas desde 2013, según informó el ente regulador Coljuegos. Los investigadores ponen la lupa en tres municipios donde tienen perfilados los operativos: Medellín, Bello y Caucasia, territorios en los que proliferan los locales clandestinos y en los cuales se han decomisado 1.873 de esos aparatos.

Estas máquinas en las que las personas introducen monedas o billetes y seleccionan figuras esperando que al acertar les multiplique el dinero son, según autoridades, una de las principales rentas de los combos delincuenciales de Medellín y el Valle de Aburrá y bandas criminales en otros municipios antioqueños.

Luis Alfredo Gómez, vicepresidente de Operaciones de Coljuegos, explicó que Antioquia es uno de los departamentos que más operación legal concentra en Colombia. “Donde hay más juego legal, existe también más ilegalidad. En Antioquia, se cuentan 14.938 máquinas autorizadas, 77 mesas de casino y 295 contratos de concesión, un 70% del total de los de Colombia, pero hallar 2.257 máquinas sin permisos es una cantidad enorme. No hay un solo contrato legal que concentre tantos de esos aparatos”, apuntó el directivo.

El nivel de denuncia de ilegalidad reportada por la comunidad es otro indicador del creciente flagelo en el departamento. Gómez sostuvo que, en Medellín, este año recibieron 480 mensajes advirtiendo la presencia de locales clandestino; en Bello, 131; y en Itagüí, 81. Hasta esos lugares llegaron los operativos de decomiso.

De acuerdo con Coljuegos, la operación ilegal de las máquinas tragamonedas y otros juegos como chance y loterías significa para Antioquia una evasión de $125.000 millones (US$ millones).

Un local clandestino con máquinas tragamonedas no sólo deja de pagar impuestos, que van a subsidiar la salud de los colombianos, sino que en él, la mayoría de las veces, hay menores de edad y eso representa una contravención. Autoridades de Medellín, Policía y el alcalde, Federico Gutiérrez, han mostrado apoyo para combatir esa modalidad delictiva, pues se considera que es monopolio de delincuentes y fortalece las rentas de los principales cabecillas de las agrupaciones criminales.

Juan B. Pérez Hidalgo, presidente de Coljuegos, considera que la ilegalidad es uno de los principales problemas que tiene el sector. “En la lucha contra este flagelo, Coljuegos busca articular esfuerzos con la Gobernación, Alcaldía, Policía y Fiscalía para establecer un plan de trabajo y desvertebrar esas organizaciones que operan de manera ilegal y son competencia fuerte para los legales”, dijo.

En ese sentido, Rosa María Muñoz, gerente de la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Juegos de Suerte, manifestó que la ilegalidad afecta a todos los colombianos “porque los recursos financian la salud de las personas más vulnerables, las del Sisbén”.

La ilegalidad en los pueblos de Antioquia tiene un músculo financiero grande. Por ejemplo, se hace un operativo en el que retiran 110 máquinas tragamonedas y a la semana están las mismas 110 en el establecimiento. “Son estructuras criminales que tienen la capacidad de reponerlas y eso no podría hacerlo un operador legal”, concluyó Muñoz.

© Games Magazine 2017

www.newslinereport.com