Games Magazine
27.12.2017 | Latinoamérica | Salas

Nuevos retos en 2018 para Hípica de Panamá S. A.

La puesta en práctica de apuestas deportivas en todas las agencias hípicas de Panamá y poner sobre la mesa de la discusión el traslado del Hipódromo Presidente Remón figuran entre los objetivos de la empresa Hípica de Panamá S. A. (HPSA, del Grupo Codere de España). La firma dispone de un nuevo período de 20 años al frente de la administración del único hipódromo del país, tras alcanzar un acuerdo con el Estado. Como primer paso, se proyecta hacer cambios en el canal de televisión que muestra las carreras en vivo, mientras que a las agencias de apuestas se les harán nuevas inversiones tecnológicas, así como en sus instalaciones, para adecuarlas al nuevo negocio de la empresa: las apuestas deportivas.

Según los números que maneja la compañía, el 85% de las apuestas que se hacen sobre las carreras locales se da en las agencias hípicas, mientras que, en los eventos vía satélite (simulcasting), la relación es de 90% a 10%. Ante esta realidad, Lucas Alemán, director general de Codere Panamá, indicó que se invertirá en tecnología HD para el canal que transmite las carreras, con lo que se espera mejorar señal en las agencias en donde verdaderamente está el dinero que mantiene el espectáculo de las carreras andando.

Junto con las mejoras técnicas, se desarrollarán espacios para la recepción de apuestas deportivas en todas las agencias del país, lo cual deberá contribuir directamente a los premios de las carreras de caballos y dar una mejor oferta al cliente. Actualmente, están activas 50 agencias. La idea es expandirlas a 60.

Además de pagar US$2,5 millones para concretar la renovación del contrato por el hipódromo, HPSA tuvo que devolverle al Estado panameño unas 15 hectáreas del globo de terreno de 72 sobre el cual está asentado el coliseo hípico y que tienen un valor en el mercado superior a los US$200 millones, según el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). Al ceder estas tierras, el hipódromo deberá ser más eficiente en la recolección de los desechos de los animales y del área de establos, así como tercerizar el servicio de limpieza.

Asimismo, como compromiso para mantener otros negocios con el Estado, Codere aceptó realizar un mínimo de 24 carreras locales por semana y darle mantenimiento a la infraestructura del hipódromo. En los próximos cinco años, HPSA proyecta un crecimiento de las apuestas del 2% anual. De allí la importancia de desarrollar un negocio en auge, como el de las apuestas deportivas.

Alemán también señaló: “Hay un problema de infraestructura, por lo que consideramos que debemos abrir una negociación para una posible mudanza del hipódromo. Con lo que saque por la venta de las tierras, el Estado puede construir un nuevo hipódromo. Igual, a los dueños de caballos no les gusta la idea porque el hipódromo ya no quedaría en un lugar céntrico”.

La otra posibilidad es conversar con un desarrollador turístico para poner en práctica un proyecto parecido al hipódromo de Gulfstream en La Florida. Sin embargo, Codere reconoce que hay un problema con esa idea, debido a que, al ser una concesión de sólo 20 años, es muy posible que nadie quiera desarrollar esas tierras con tan poco tiempo para ver el retorno de su inversión.

“No queremos hacer una inversión millonaria en el hipódromo cuando el negocio está en las agencias. Vamos a mejorar la infraestructura que está y abriremos la discusión sobre si el hipódromo se mueve o no a un lugar nuevo, en donde sea más eficiente”, concluyó Alemán.

© Games Magazine 2017
 

www.newslinereport.com