Empresas 18.10.2017 > México

Rionda (Codere): “Las redes sociales, los tutoriales y premiar la regularidad son factores que ayudarán a consolidar aficionados”

A cinco años que Codere se convirtió en el accionista mayoritario del Hipódromo de las Américas, Ramón Rionda, Vicepresidente de Actividades Hípicas de Codere, explica la actualidad del escenario y proyecta las políticas para el crecimiento del público y, en consecuencia, la recaudación.

Codere llega al Hipódromo de Las Américas en 2007. En 2012 se convierte en el accionista mayoritario. ¿Cuál fue la evaluación que realizó la compañía para tomar la decisión final y cuáles fueron las transformaciones en el escenario desde entonces?
Analizando la evolución del negocio desde el origen y las expectativas de crecimiento a futuro, se destacó a México por contar con una economía emergente con un gran recorrido en el panorama económico internacional de la región. Codere, por su condición de operador global, entiende del giro, comportamiento, evolución de este tipo de mercados, y su entorno regulatorio en otros países. La evolución que se preveía en 2012 no ha sido del todo el esperado, por las excesivas cargas fiscales en algunos estados.
 
¿Cuáles son las características del público hípico en México y cómo se responde a la demanda en materia de apuestas? 
En cuanto a la edad de los asistentes a la hípica, 25 - 45 años (40%), 60 + (40%) y el resto entre 46 y 59 años. En el análisis socioeconómico, están presentes todos los niveles, aunque con predominio del C. La distribución establece: tercer nivel de las gradas, de los aficionados con los mayores conocimientos de la hípica, que son también el grupo de mayor edad entre los asistentes regulares (1 vez por semana); el primer nivel de gradas, espectador que conoce a fondo el espectáculo y toda la oferta de apuestas. (1 vez por semana); plateas, público eventual (1 vez por mes o menos); Jockey Club y restaurantes, el gremio hípico, donde están los propietarios y entrenadores, entre otros. 
En materia de apuestas, el aficionado en México está familiarizado con la hípica de los Estados Unidos, y de hecho los términos que se emplean en la venta de apuesta están tropicalizados al español, pero los aficionados conocen perfectamente lo que es una Pick 3 o una trifecta. El nuevo aficionado se adapta y entiende con rapidez los términos de las jugadas directas y exóticas. Está próximo a implementarse un sistema de apuestas que cuenta con modalidad de lealtad para premiar la regularidad, así como los montos de apuestas. Las redes sociales, en particular Facebook y Twitter, están siendo empleadas para lanzar videos tutoriales de “Cómo apostar”, así como de pronósticos de las carreras y desarrollo de “Ídolos”. Todos esos factores son los que ayudarán a consolidar aficionados.
 
En gran parte del mundo, además de la recaudación interna, los hipódromos consiguen recursos del simulcasting y/o de la inclusión de slots en sus instalaciones. ¿Cómo es la regulación de tales herramientas en México y cuál es la política para el Hipódromo de Las Américas? 
El Hipódromo de las Américas cuenta con un permiso que ampara los “Centros de Apuestas Remotas”, en donde se lleva a cabo el simulcasting. Además, cuenta con una sala de sorteo de números a través de máquinas (slots). Tales actividades están debidamente autorizadas conforme lo establece el Reglamento de la Ley Federal de Juegos y Sorteos.
 
© Games Magazine 2017