Salas 28.06.2018 > Mundo

EE.UU.: Se inauguró el Ocean Resort Casino

La propiedad, situada en la ubicación del antiguo complejo de casino Revel que había sido cerrado en 2014, reabrió sus puertas tras recibir una licencia de juego por parte de la Comisión de Control de Casinos de New Jersey.

Con mucho interés de parte de los apostadores, reabrió el Ocean Resort Casino en Atlantic City, Estados Unidos. El nuevo propietario del antiguo Revel, el empresario de Colorado Bruce Deifik, había superado la semana pasada el examen para la concesión de la licencia por parte de la Comisión de Control de Casinos de New Jersey.
 
A diferencia del Revel, que se centraba en los clientes de alta gama, Ocean Resort Casino dio la bienvenida a todos los jugadores. La nueva administración de la propiedad permite fumar en las instalaciones y acepta estadías de una sola noche en el hotel del complejo. 
 
Deifik pagó US$200 millones por la propiedad a Glenn Straub, empresario de Florida, e invirtió otros US$200 millones para su renovación. En la apertura, estuvieron Phil Murphy, gobernador de New Jersey, y Frank Gilliam, el alcalde, quien afirmó: “Atlantic City está de vuelta en el juego. Esto se da gracias a la colaboración de muchas personas, que entendieron que el complejo tiene que ver con la historia de nuestras ciudad”. Esta inauguración se produjo horas después de la del Hard Rock Hotel & Casino, en el antiguo Trump Taj Mahal. 
 
Ocean Resort Casino permite apuestas deportivas y, para ello, se asoció recientemente a lla casa de apuestas británica William Hill. Además de tener 15 sitios de comidas, el complejo cuenta con un hotel de 1.399 habitaciones, seis piletas de natación, 90.000 metros cuadrados de espacio abierto, 70.000 de área comercial, un salón de espectáculos con 5-500 butacas, un spa y, por supuesto, un casino con una superficie de 138.000 metros cuadrados. 
 
De acuerdo con los cálculos preliminares, Ocean Resort Casino podría acaparar una participación del 10% en el mercado del juego de Atlantic City durante su primer año de funcionamiento y facturar unos ingresos de US$292 millones. Según los términos de la nueva licencia, la propiedad deberá tener reservados unos US$36 millones para evitar caer en el destino de su predecesor Revel, que invirtió US$2.400 millones pero nunca logró convertirse en un complejo de casino rentable.
 
© Games Magazine 2018