Regulaciones 26.04.2016 > Latinoamérica

Alfaro: A este ritmo, las operaciones se reducirán en más del 50%

Antonio Alfaro, presidente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar (ASAJA), muestra su gran preocupación por la actualidad de la industria en Panamá. Considera que el impuesto al jugador debe eliminarse o el juego se verá perjudicado de manera irreversible.

Tras su elección como nuevo presidente de la Cámara de Turismo de Panamá, ¿de qué manera se organiza para combinar ese rol junto con el de titular de ASAJA?
Personalmente, tengo cinco años de participar activa en la Junta Directiva de CAMTUR; los últimos cuatro como tesorero, lo que me hacia participar plenamente en todos los avatares de la Cámara. La Presidencia sí ha incrementado mi trabajo, pero los contactos y relaciones que se establecen se complementan muy bien con las necesidades de vínculos empresariales requeridas para ASAJA.

¿Cuáles han sido los puntos más relevantes de la labor de ASAJA en los últimos doce meses?   
En la Asociación, desde el mes de junio del 2015, hemos estado buscando la manera de lograr que el regulador derogue la ley 27 que determinó un impuesto al jugador, el cual es confiscativo de los fondos que el jugador tiene para su diversión. Esto ha llevado a una enorme caída en la asistencia a las salas y en el monto recaudado del juego. Los números indican que, en sólo ocho meses,  los ingresos se redujeron en más de 23 % y las tasas que se le pagan al Estado, en más de 13,5%. Se proyecta que estos indicadores sigan en descenso.

Además de lo mencionado, ¿qué otros problemas específicos está atravesando el juego en Panamá?
Con la información recabada en los últimos ocho meses, estamos completando un estudio para demostrarle al regulador que el impuesto debe eliminarse o el juego en Panamá se verá perjudicado de una manera irreversible. De seguir esta curva de descenso, para fin del presente año, la industria se habrá reducido en más del 50% en cuanto al número y tamaño de operaciones comerciales.

¿Considera que las repercusiones del tema de los ‘Panama papers’ pueden, de alguna manera, afectar la imagen del país y, con esto, limitar la llegada de turistas y apostadores a las salas panameñas?
Está comprobado que este tema no se trata de un asunto de Panamá como país, sino de una empresa de Panamá que opera en 21 países. Todo gira en torno a hacerle daño a una de las mejor llevadas economías del mundo. El negocio de las offshore no llega al 1% del PIB del país. La pregunta es por qué la prensa no tituló: ‘Papeles de Mossack Fonseca & Co.’, siendo que, en el esquema de compañías, las aperturas en Panamá son apenas del 10% del total. ¿Qué pasa entonces con los USA Papers, France Papers, England Papers?

¿Qué respuestas del Gobierno ha tenido su reclamo de la sanción de una ley que garantice la introducción de un programa efectivo de juego responsable en las empresas del sector, así como la redacción de un listado nacional de autoexclusión?
Hasta la fecha, nuestros intentos han sido tan infructuosos con este regulador como lo fueron con los reguladores anteriores. El interés demostrado ha sido nulo.

¿Cómo definiría los desafíos que tiene por delante su Asociación este año?
Nuestro esfuerzo estará dedicado a lograr que el impuesto del 5,5% se reemplace por otro que no afecte directamente a la ‘intención de jugar’. Una posibilidad es que se graven las ganancias y los premios mayores y que, adicionalmente, otros sectores económicos ayuden a sufragar el pago de las jubilaciones. El hecho de depositar toda la carga del asunto en los juegos de azar ha generado una cuantiosa pérdida de empleos y terminará siendo la tumba de muchas operaciones.

© Games Magazine 2016