Regulaciones 19.05.2016 > México

Certificación y homologación, blindaje para la industria

En la Cumbre del Juego en México, se consideraron estos procesos sobre los mecanismos e instrumentos, a fin de garantizar el orden y el buen funcionamiento para ofrecer una competencia leal.

Mucho interés despertó la mesa sobre certificación y homologación, llevada a cabo en el marco de la III Cumbre Iberoamericana del Juego en México. Dicha mesa fue moderada por Karen Sierra-Hughes (Directora de Desarrollo de Latinoamérica y el Caribe de GLI). Estuvo junto con los panelistas Carlos Carrión (AGEM, México); Andy Víera Díaz (Director de la División de Juegos, Compañía de Turismo, Puerto Rico); Eric Iván Ríos (Secretario Ejecutivo de la Junta de Control de Juegos de Panamá) y Manuel San Román Benavente (Director General  de Juegos de Casino y Máquinas Tragamonedas de Perú). Todos debatieron sobre los procesos de homologación de los mecanismos e instrumentos, tanto de juegos como de máquinas en diferentes jurisdicciones de América Latina. Así también, analizaron la importancia de cumplir con estándares internacionales para la certificación de estos mecanismos. Los panelistas subrayaron que llevar esta práctica garantiza un mejor orden en el marco de la ley, asegurando la calidad en el sector.  

Viera Díaz (Puerto Rico) expresó: "En Puerto Rico, no existe una regulación del juego. El objetivo que buscamos es cumplir con la Ley 221 de Juegos de Azar, que data de 1948. La fuente de ingresos de muchos hoteles son los casinos, por lo cual buscamos cumplir con los reglamentos establecidos. El proceso de certificación es el que garantiza a los hoteleros y acreedores de cuentas que el juego que se va a desarrollar está dentro del marco de la ley. Estas certificaciones regularizan el orden, ya que enfrentamos un problema grave, con 60 mil máquinas ilegales, casi diez veces más de las que existen legalmente en los casinos. Es importante puntualizar que el control comienza por la homologación y certificación, por lo cual existen tres laboratorios para llevar a cabo este proceso. Básicamente, los estándares técnicos que se requieren implican que la empresa debe estar licenciada".  
 
Para San Román Benavente (Perú): "La ley pide cumplir ciertos requisitos para ver cuáles son las especificaciones de cada cliente. En el tema del registro de fabricantes, laboratorios, entre otros, los únicos que pueden pedir modificación son los fabricantes, con el fin de evitar problemas de fiscalización. Cerca de mil máquinas son destruidas al año, por ser pirateadas o ilegales. Perú tuvo la primera certificación de homologación en 1998, siendo ejemplo para la región".   
 
Mientras que Ríos (Panamá) contó: "Los equipos y sistemas que operan en nuestro país legalmente cumplen con todos los estándares de calidad, buscando esto con la certificación. Para llegar a la certificación, se hace un registro de proveedores mediante una solicitud. El registro tiene que demostrar una certificación validada para fabricación, distribución y venta de producto".
 
En tanto que Carrión (México) sostuvo: "Para los fabricantes, la certificación es una preocupación. Tratamos de continuar con el proceso de certificación para ofrecer la calidad que pide el regulador. Las compañías globales han evolucionado en la certificación y homologación, porque tenemos personal especializado en cada territorio. Hay países que tienen procesos definidos. Eso es importante porque permite no tener una competencia desleal. En ese sentido, trabajamos con la Secretaría de la Gobernación para manejar excelentes estándares en México. La realidad es que Perú nos ayudó a limpiar el mercado. Se han hecho procesos muy similares. Como fabricantes, empezamos a certificar para terceros y a trabajar con los reguladores en países que no cuentan con este proceso".

© Games Magazine 2016