Regulaciones 01.06.2018 > Mundo

Juego Responsable: Un tema clave en la agenda global

En todo el planeta del gaming, existe una preocupación y un compromiso asumidos por promover las buenas prácticas para un juego saludable y responsable. Se trata de un asunto que exige el trabajo conjunto entre operadores, gremios, entidades, fabricantes y Gobiernos, para educar, prevenir, orientar y proteger a la industria desde adentro y hacia afuera, colaborando para reducir el juego patológico.

El creciente y complejo escenario del gaming mundial plantea nuevos retos desde el punto de vista de las implicaciones que la actividad del juego genera en la sociedad. Por un lado, los organismos públicos tienen la obligación de prevenir la aparición de comportamientos adictivos, proteger a los grupos en peligro (menores y autoexcluidos de las salas) y considerar los derechos e intereses de todos los jugadores. Por el otro, también las empresas que participan del sector deben activar mecanismos internos y externos para que los clientes y las comunidades en las que se desarrollan disfruten sanamente del juego en ámbitos serios, profesionales y sustentables. En este informe, se describen y resaltan medidas, proyectos, propuestas y acciones en pos del progreso del juego responsable en distintos continentes. 
 
La experiencia europea
El primer caso que se puede analizar en Europa es el de un mercado histórico y bien configurado como el del Reino Unido. Allí, la Comisión de Juego publicó en las últimas semanas una actualización acerca de su política de juego responsable. A partir de un estudio de la Junta de Estrategia de Juego Responsable (RGSB), Tim Miller, director ejecutivo de la UKGC, sostuvo: “Todavía hay un trabajo considerable para ayudar a proteger a los consumidores del Reino Unido. Necesitamos sociedades fuertes y continuas con otros organismos reguladores, representantes de los consumidores y el Gobierno para definir políticas que eleven los estándares de la industria en cuanto a la responsabilidad en el gaming”. Asimismo, para prevenir el juego adictivo, se insiste en establecer un valor de £2 a las apuestas en las máquinas B2. También se mostró preocupación por la incidencia en los jóvenes del exceso de publicidad (televisiva, en redes sociales) de las empresas de juego online. Por ese motivo, se mejoró el Código de la Industria para la Publicidad Socialmente Responsable, por parte del Grupo de la Industria para el Juego Responsable (IGRG). Desde finales de junio de 2018, aparecerá un mensaje de juego responsable o una referencia al sitio web www.begambleaware.org a lo largo de todo el tiempo que dure una publicidad de juegos de apuestas por televisión. De manera complementaria, considerando la gran cantidad de datos que los operadores online reúnen sobre sus jugadores, la UKGC aconsejó que esos operadores utilicen los datos disponibles para identificar y minimizar los daños relacionados con el juego. Para el organismo: “Estamos empezando a ver señales de que los operadores en línea comenzaron a tomar sus responsabilidades tan en serio como esperábamos, y que están haciendo de la responsabilidad corporativa una parte integral de su cultura empresarial”. Además, el organismo independiente Senet Group, creado para promover estándares de juego responsable y garantizar que la comercialización del juego sea socialmente responsable, siguió promoviendo, como desde 2015, su campaña de concientización ‘When the Fun Stops, Stop’, para elevar el compromiso de los consumidores con apuestas responsables en la previa al Mundial de Fútbol Rusia 2018 (se calculan apuestas por  £1.000 millones en Inglaterra durante el torneo).
 
En España, la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) lanzó “eLudo 2018-2021”, un nuevo programa sobre Juego Responsable. Además, anunció la redefinición del Consejo Asesor de Juego Responsable (CAJR) para el periodo 2018-2021, cuya actividad se relaciona con dicha iniciativa. Las tres principales prioridades de eLudo 2018-2021 son el Análisis y Diagnóstico, la Protección del Participante y las Iniciativas de Divulgación, todas ellas interrelacionadas, buscando “la implicación de distintos agentes sociales e institucionales y la construcción de alianzas con los mismos”. Con un horizonte temporal alineado con el resto de las acciones del Gobierno en la prevención de conductas adictivas y, en particular, con la Estrategia Nacional sobre Adicciones 2017-2024, eLudo responde a la filosofía de un acercamiento al juego desde la prevención, la sensibilización y la información, estableciendo para ello una serie de prioridades, estrategias y objetivos. Así, las medidas planteadas abundan en el convencimiento de la DGOJ de la necesidad de profundizar en entornos de juego seguros a la par que responsables, contribuyendo a preservar la sustentabilidad social de esta actividad de ocio y entretenimiento. A la vez, la DGOJ emitió emitir una resolución, que entrará en vigor en 2019, para obligar a los operadores online a reforzar el proceso de verificación de sus clientes, en aras de evitar el fraude y promover el juego responsable. El operador será el garante de la veracidad de los datos que figuren en sus registros y de la correcta identificación de sus jugadores. La DGOJ exigirá la validación de los datos del DNI o NIE de los jugadores a través de un sistema de verificación público, así como a comprobar documentalmente la información aportada por el cliente al registrarse en la plataforma de juego. A nivel particular, el Principado de Asturias presentó el programa para la prevención de la ludopatía en el marco de la III Jornada de Juego Responsable. En base a la Ley del Juego y Apuestas asturiana, se elaboró este programa, que incluye y medidas específicas para luchar contra las conductas adictivas vinculadas al juego. Hay que destacar que Asturias es la única comunidad, junto con Aragón, que dispone de una Ley del Juego que obliga a contar con un plan de prevención de la ludopatía, y ha sido la primera autonomía en elaborar este documento. 
 
El compromiso de los Estados Unidos
En abril pasado, por convocatoria de la American Gaming Association (AGA), las principales organizaciones de la industria del juego en Estados Unidos, profesionales académicos y grupos que abogan por la defensa del sector se reunieron para lanzar el proyecto ‘Responsible Gaming Collaborative’. Se trata de una iniciativa que procurará identificar los programas y las políticas que mejor aborden el juego responsable y la prevención del juego problemático, instando al Gobierno a definir soluciones probadas y efectivas al respecto. Este lanzamiento profundizó el compromiso de la industria del gaming norteamericano con el juego responsable. “Es hora de revisar exhaustivamente las políticas y regulaciones existente acerca del juego responsable”, dijo Geoff Freeman, presidente y CEO de AGA, quien añadió: “Debemos impulsar una nueva discusión sobre programas probados y efectivos, y garantizar que los Gobiernos estén asignando los recursos de manera apropiada”. Se estima que la industria del juego proporciona a los Gobiernos cientos de millones de dólares anuales para investigación y tratamiento del juego responsable. El empleo de esos recursos es inconsistente en diversas jurisdicciones. Actualmente, no existen programas para garantizar la rendición de cuentas sobre el uso de ese dinero. Además de AGA, los participantes clave de la Responsible Gaming Collaborative son: el Consejo Nacional de Juego Problemático, el Centro Nacional de Juego Responsable, el Instituto Internacional del Juego de la University of Nevada-Las Vegas, la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Harvard University, la Yale School of Medicine, la Asociación Nacional de Juego Tribal, la Asociación de Fabricantes de Equipamiento del Juego, la Asociación Norteamericana de Loterías Estatales y Provinciales y la Asociación Nacional de Carreras de Caballos Pura Sangre. Sobre el proyecto, Keith Whyte, director ejecutivo del Consejo Nacional de Juego Problemático, expresó: “Esta colaboración con su grupo diverso de partes interesadas es un bienvenido paso hacia la creación de un enfoque unificado para afrontar el problema del juego”. Desde mayo-junio y a futuro, la Responsible Gaming Collaborative apuntará a llevar a cabo una revisión exhaustiva de las políticas y regulaciones actuales de juego responsable; identificar los programas que funcionaron y aquellos que fallaron a la hora de alcanzar los objetivos; estudiar las reglamentaciones para determinar cuáles se basan en evidencia sólida; determinar si los recursos del Gobierno se están utilizando adecuadamente en programas efectivos y políticas de prevención; desarrollar un conjunto de recomendaciones y mejores prácticas de la industria; y trabajar con los reguladores y otras partes interesadas para comprender los mejores enfoques sobre este importante asunto.
 
Las precauciones de Japón
Conviene también considerar las directivas que un mercado en vías de regulación, como Japón, está planteando en el proceso de desarrollo de sus futuros resorts integrados. En ese marco, el país asiático viene trabajando en una Ley de Implementación de Resorts Integrados que priorice tomar medidas en torno al juego responsable. Como modelo de caso exitoso para llevar adelante estos objetivos, Japón tomó a Singapur. Allí no sólo está la Autoridad Reguladora de Casinos de Singapur como ejemplo para el organismo regulador japonés, sino que también tienen como punto de referencia el Consejo Nacional de Juego Problemático (NCPG), que desarrolla una atmósfera de juego responsable. En Japón, la gente está preocupada por la adicción al juego. Este rema se abordará en los dos proyectos de ley que se aprobarán antes de que se realice la selección de sitios y operadores. Algunas de las salvaguardas sociales que se han explicado como parte de las discusiones en el proyecto de implementación de Resorts Integrados incluyen limitar el número de visitas de los apostadores locales (tres por semana y no más de diez por mes), determinar el impuesto de casino para los players locales (¥6,000 o US$54, una suerte de tarifa de ingreso a las salas) y definir el tamaño de la sala de juego (un tamaño restringido como porcentaje del complejo integrado completo). Con respecto a recomendaciones para este prometedor mercado, en 2017, el Instituto Internacional de Juego de la University of Nevada, Las Vegas (UNLV) presentó la publicación ‘Social-Economic Impacts of Japanese Integrated Resorts – Review & Recommendations’. Allí se daban tres consejos: 1) Japón debe establecer un Consejo Nacional de Juego Problemático que desarrolle una red de seguridad de salud pública para los jugadores. También incluiría a las personas que crean juegos de azar; 2) hay que instaurar un marco para que los operadores de resorts integrados aborden medidas de juego responsable. Esto comprendería el desarrollo de estrategias y programas en asociación con esta nueva organización; y 3) llevar a cabo una inversión general en investigación sobre juego responsable. En consecuencia, cualquier programa de juego responsable generado en Japón deberá basarse en la evidencia y centrarse en todas las formas de juego, incluido el pachinko. El juego responsable y las salvaguardas sociales continuarán siendo los temas críticos a medida que Japón continúe estableciendo sus políticas de juego. Se espera que los operadores que presenten propuestas sean evaluados en iniciativas de juego responsable que puedan haber llevado a cabo en otras jurisdicciones. La responsabilidad social corporativa también será un objetivo, así como el compromiso existente de un operador de ofrecer un entorno de juego seguro y servir de manera socialmente responsable en sus comunidades anfitrionas en Japón.
 
© Games Magazine 2018