Salas 20.02.2018 > Mundo

Japón anticipa fuertes impuestos para sus futuros casinos

El Gobierno impondría una tasa impositiva sobre las ganancias de los operadores de entre el 30% y el 50%.

El gobernante Partido Liberal Democrático de Japón (actualmente en el Gobierno) y su socio de coalición Komeito planean incluir tasas impositivas específicas cuando el Proyecto de Implementación de Resorts Integrados (IR) se presente a la Dieta para su consideración en la sesión actual de la Legislatura.

Según las fuentes del Gobierno, la propuesta es definir una tasa impositiva del 30% sobre los ingresos anuales de hasta ¥300 mil millones (US$2.800 millones). La tasa es significativamente más alta que el 7,75% efectivo que los casinos de Nevada deben abonar, aunque es menor que la tasa efectiva del 39% pagada por los casinos de Macao.

Sin embargo, si los ingresos anuales de un operador exceden los ¥300 mil millones, se aplicaría una tasa impositiva del 40% sobre los ingresos superiores a ese monto, pero inferiores a ¥400 mil millones (US$3.700 millones), mientras que los ingresos superiores a ¥400 mil millones podrían enfrentar una fuerte tasa del 50%. El Gobierno de Japón siempre insiste con que el público en general desconfía de los posibles efectos negativos de la introducción de los juegos de casino en el país. Por lo tanto, las altas tasas impositivas están destinadas a garantizar que los programas de mitigación de daños por el gaming no carezcan de fondos para realizar sus tareas asignadas. Lógicamente, distintos analistas advirtieron que esas altas las tasas podrían desalentar a los eventuales licenciatarios de casinos de Japón de “invertir demasiado debido a un menor rendimiento del capital invertido”.

Los posibles operadores tampoco están de acuerdo con la idea de Japón de limitar a los residentes locales a hacer sólo tres visitas a casinos en un período de siete días, y diez visitas en un período de 28 días. El Gobierno también ha propuesto restringir la capacidad de los residentes locales de apostar a crédito y exigirles que paguen una tasa de entrada al casino al estilo de Singapur.

Los operadores también expresaron sus reservas sobre la decisión de Japón de restringir el tamaño de los casinos de cualquier complejo al 3% de la superficie total del complejo, con un área máxima de casino de 15.000 metros cuadrados, similar a los dos complejos integrados de Singapur. La actual sesión legislativa de Japón finaliza el 20 de junio, y se cree que la aprobación del proyecto de ley sobre Resorts Integrados debe ir precedida de una legislación separada que especifique los planes de Japón para limitar el posible impacto negativo de los casinos en la sociedad.

© Games Magazine 2018