Salas 16.05.2017 > Argentina

Más de 2.000 bonaerenses están autoexcluidos de los bingos

Esa cantidad de jugadores pidió que se les impida ingresar a las salas de bingo y los casinos de la Provincia de Buenos Aires (Argentina), un trámite que en uno de cada cuatro casos se complementa con un tratamiento en un centro de adicciones.

Las cifras de autoexclusión de las salas de la Provincia de Buenos Aires, Argentina, fueron difundidas desde el Programa de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo de la Provincia, desde donde se coordina el mecanismo de “autoexclusión”, que apunta a brindar ayuda a quienes consideran necesario que se les prohíba la entrada a las salas de juego porque ya no pueden controlar su adicción al juego.

La cantidad actual de autoexclusiones es de 2.035, una cifra que viene en franco crecimiento. De ese total, el 25 por ciento decidió acompañar el pedido voluntario de prohibición de ingreso a las salas de juego con una consulta para iniciar un tratamiento por adicciones en los centros a los que deriva el Programa de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo. Más allá de los autoexcluidos, los casinos hacen uso del derecho de admisión y prohíben la entrada, aunque no hay números oficiales de estos casos

El programa se creó en 2005 para atender una problemática que, en rigor, siempre existió, pero que en los últimos tiempos cobró cada vez más visibilidad y se profundizó en un contexto en el que también se extendió la oferta para jugar. De hecho, en el territorio bonaerense existen 12 casinos y 46 salas de bingo que están distribuidas en 32 municipios concentrados en su mayoría en el Gran Buenos Aires. Además, la situación se agravó ante el surgimiento de las modalidades online, que acercan a los adictos opciones para seguir apostando. Las cifras hablan por sí mismas del gran volumen de dinero que mueve el juego en el territorio: el año pasado, la Provincia recaudó $6.521 millones (US$407,56 millones) por apuestas.

En ese marco, se abrieron diez centros de atención en distintos puntos del Conurbano y el Interior, uno de ellos en La Plata, donde trabajan equipos interdisciplinarios (psicólogos, psiquiatras, operadores socioterapeúticos, trabajadores sociales). Desde 2005, se atendió a más de 7.400 personas por diferentes cuestiones relacionadas con el juego patológico. La mayoría de ellas, el 64 por ciento, lo hizo por la adicción a una modalidad en particular: las tragamonedas.

“Se busca brindar ayuda a quienes consideran necesario que les sea prohibida la entrada a las salas”, explicó Andrea Romano, coordinadora del área de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo de la Provincia. La autoexclusión es solicitada en forma libre y voluntaria a través del 0800-444-4000, de donde se deriva a un Centro de Atención. Allí se firma la solicitud y se informa acerca de los pasos a seguir y del tratamiento necesario.

Para completar el trámite, la persona tiene que presentar fotos que serán enviadas a las salas para que se la incorpore al listado de jugadores con la entrada prohibida. El pedido es irrevocable por un período de dos años. En la actualidad, se trabaja para modernizar y perfeccionar el sistema.

© Games Magazine 2017